• Mar. Jul 23rd, 2024

A 35 años de su nacimiento ¡Robert se multiplicó!

porPrensa Presidencial

Ene 16, 2022

Palacio de Miraflores, Caracas.- Para recordar un día como hoy el natalicio del eternamente joven Robert Serra, es cita obligada repasar su quehacer político, porque fue esa su cita permanente con la vida.

Robert, mártir revolucionario fue un ser brillante inspirado en el ideario de Bolívar y Chávez, un verbo encendido acompañado de la disciplina y el estudio permanente y un espíritu de alegría inacabable. También fue el amigo de luchas y el abrazo fiel.

Fue la tierra del sol amada la que lo vio nacer, su Maracaibo natal lo recibió el 16 de enero de 1987. Nació en una nueva era marcada por las luchas sociales, pero a diferencia del pasado del puntofijismo, que perseguía y asesinaba a los líderes nacientes, Robert consiguió muy temprano la arena política y constitucional que le permitió el sano debate para avanzar en la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

El líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, fue su guía y con él supo defender al pueblo en cada trinchera de lucha: en el barrio, en la universidad, en la Asamblea Nacional y en suelo internacional.

Robert “metralleta” Serra, así llamado cariñosamente por Hugo Chávez, con quien compartió diversos escenarios, llegó a decirle en varias oportunidades “Tu eres como Chávez, tú te agarras y te alargas” para identificarlo como un verbo incansable.“Seguimos con el mismo objetivo Presidente (Hugo Chávez), que es la igualdad, el socialismo justo y es la construcción de la Revolución Bolivariana en cada espacio, no nos queda más que colocarnos a la orden presidente. Un ejército a sus órdenes Comandante y a las órdenes de la Revolución Bolivariana”, dijo el abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, quien contaba con un postgrado en criminalística; durante una alocución en el Palacio de Miraflores con el presidente Hugo Chávez.

En una hora estelar de la Patria, cuando se jugaba la paz de la nación junto a otros jóvenes como Osly Hernández, Héctor Rodríguez, Andreina Tarazón, Libertad Velasco y Mayerling Arias, Robert Serra fue capaz de desenmascarar los planes violentos que la ultraderecha que le había endilgado a la juventud en un gran debate que se desarrolló en la Asamblea Nacional, en cadena nacional de radio y televisión, el 7 de junio de 2007.

“Esta juventud es la garantía del futuro, duélale a quien le duela”, fue la primera expresión de Robert entonces para definir el rol de los revolucionarios en el debate. Seguidamente reflexionó: “Ellos no quieren democracia, (los estudiantes quienes dejaron olvidado el discurso escrito por una agencia de publicidad) no les gusta el debate, le tienen miedo compadre”. Entonces los jóvenes (de la derecha) habían huido despavoridos cumpliendo el guión imperial, para años más tarde formar parte de las denominadas “guarimbas”, que llenaron de sangre las calles del país en 2014.

Trayectoria política

Serra fue un líder estudiantil Bolivariano. Integró las filas de la Comisión del Poder Popular Estudiantil en 2007. Fue concejal juvenil en el Cabildo infantil y juvenil del municipio Libertador de Caracas; organismo donde fue presidente. Creó y promovió el Movimiento Avanzada Revolucionaria constituido por jóvenes revolucionarios.

Trabajó junto al exministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, en el programa Mil Veces Juventud; iniciativa de carácter social para beneficio de los sectores sociales más humildes y desfavorecidos.En 2009, participó en las elecciones para el Congreso Fundacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), siendo electo como el número 7 entre 13 puestos a ocupar. Más tarde fue electo como candidato a la Asamblea Nacional por el circuito 2 de Caracas, iniciando su gestión el 26 de septiembre de 2010, con tan sólo 23 años. Fue el diputado más joven del Parlamento venezolano. Desde allí combatió la vieja política del bipartidismo.

Un amigo irreductible

Robert, también fue el amigo leal y fiel de luchas políticas y de combate permanente en una historia que hoy se escribe con testimonios que brotan del corazón. Algunos de los que les presentamos a continuación están llenos de lágrimas y de voces que se quiebran al recordar sus enseñanzas y vivencias.

Yarisol Quintero, periodista de Venezolana de Televisión, fue su amiga entrañable, en una relación que comenzó por la vida profesional y se consolidó en las ideas comunes.

“Cuando inicie mis pasos como reportera de VTV, tuve la dicha de tener a Robert Serra como vocero. Robert era el presidente de un Movimiento llamado Mil veces juventud, y mi primera pauta fue la recuperación de una cancha en La Pastora donde él era el vocero. Iba emocionada porque quería conocerlo. Más tarde me tocó cubrir la fuente de la Asamblea Nacional y allí estaba Robert, como el diputado más joven. Tuvimos una química siempre y de allí salió una amistad muy bonita hasta sus últimos días de vida”.

Yarisol Quintero, lo recuerda como el amigo. “Él siempre me decía: Yari para ti no soy el político, soy tú amigo, soy tu hermano, el político se lo dejas a los demás”. Recuerda sus encuentros fuera del trabajo con la consagración de un grupo de amigos. “El país perdió a un importante líder para el desarrollo de la política nacional”.

Lo recuerda como un hombre humilde que sufría con el pueblo y sus problemas y esto se percibía en su gestión diaria en las jornadas sociales. “Él recibía el abrazo del pueblo yo le decía pedacito de gente, porque era pequeño de tamaño. Nos queda un dolor profundo y la satisfacción de haber compartido con un grande, un brillante, un hombre inteligente. Él le ponía el picante a los debates de la Asamblea. Hoy tenemos muchos logros de la huella que Robert dejo a los jóvenes del país”.

También Mariever Armas, asistente del diputado Robert Serra, lo recuerda como un amigo, un padre y un hermano.

“Él cumplía y separaba cada una de sus facetas. Siempre nos dijo que uno nacía con una familia y aquí en la tierra elegía otra, para mí Robert Serra era mi familia. Fue un hombre capaz, inteligente y preparado con carácter fuerte. Siempre llevo su aprendizaje como guía; lo llevo grabado en mi mente y en mi corazón, después de 7 años lo llevo tatuado en mi piel”.

Jessica Contreras, su compañera de trabajo lo describe como un “ángel”.

“Si muero y vuelvo a nacer pediría a Dios que lo coloque de nuevo en mi camino. Gracias Robert por regalarme los mejores años de mi vida (…) Para mí fue un ángel que Dios puso en mi camino, en el momento indicado, una persona a quien agradezco tanto y a quien extraño todos los días de mi vida. Un verdadero amigo que dio amor y lealtad a quienes amor y lealtad le dimos. Quienes tuvimos la dicha de ser parte de su vida tenemos intactos todos los momentos vividos a su lado, su sacrificio, su entrega y su apoyo infinito”.

“Robert fue siempre alegría”, nos comenta Mayerling Arias, su compañera de luchas sociales y políticas.

“Militar por las causas justas era su forma de hacer todo con una gran sonrisa y disfrutando cada minuto vivido. Compartimos desde el movimiento estudiantil en varias entrevistas contra la derecha y nos poníamos de acuerdo», revela Mayerling.

“Me apodaba Pachamama, haciendo referencia a un discurso donde usé ese término y así me dijo siempre. Robert como amigo era el mejor, el más humilde y solidario. Hoy estaría cumpliendo 35 años y aunque es inevitable tener rabia porque le arrebataron la vida, una toma fuerza para continuar difundiendo su legado en todas las juventudes y gritando a toda voz que ¡Robert vive en la juventud que lucha, sonríe, estudia y trabaja!”.

Hoy a 35 años del nacimiento de Robert Serra, la juventud revolucionaria eleva sus banderas de trabajo, estudio y disciplina y expresa la consigna “!Robert no murió, se multiplicó!”.

Prensa Presidencial/ Yndira López